En esta crisis civilizatoria con más frecuencia escuchamos la palabra: “permacultura” como una posible solución a los actuales problemas,
ambientales, sociales y económicos.

La permacultura es un sistema de diseño que imita a la naturaleza.

La permacultura es un sistema de diseño que imita a la naturaleza.

Imaginemos un bosque maduro, con sus árboles grandes, otros medianos, arbustos, hierbas, cubresuelos, bulbos, hongos y enredaderas. Este ecosistema es muy productivo en cantidad y biodiversidad. Ningún otro sistema es tan productivo con sólo utilizar las energías que cruzan su espacio: sol, vien-to, lluvia, suelo, etc.



Ahora imaginemos que todas estas plantas son productivas o beneficiosas para el ser humano. Que nosotros decidimos que árboles y plantas viven en ese bosque. Algunos para madera, otras para fibras, alimentos o medicinas. Y todas estas plantas conviven como un ecosistema. Cooperan entre sí.
Un sistema diseñado de esta manera necesita mucho menos energía y recur-sos para mantenerlo.
Y mejor aún al aplicar la permacultura en un terreno, este se regenera, siendo más productivo cada año y con menos necesidad de inversión.

Esta es la idea básica de la permacultura, crear ecosistemas productivos.

Bill Mollison y David Holmgren fueron los creadores de la permacultura en los años 70 en Australia.

Les compartimos sus definiciones ya clásicas:

La permacultura tiene en su corazón tres principios éticos:

Amor a la tierra
Amor a la gente.
Compartir los excedentes.

De los cuales hablaremos en otra ocasión.


Federico Barceló.
Bioconstructor, permacultor.

Publicaciones del blog

                                      

 

Camino a Tenextepec #1902 Atlixco, Puebla, México.

 

 

GRANJA TEQUIO DERECHOS RESERVADOS 2021