Qué es.

Originalmente a principios de los 70´s nace la palabra Permacultura como una contracción de agricultura - permanente. Con una visión contra el sistema actual de despilfarro energético y recursos que hace insustentable a nuestra civilización. Actualmente este concepto se ha desarrollado para convertirse en un sistema de diseño para una “cultura permanente”.

“Nuestra sociedad es enormemente insostenible – los niveles de consumo, el uso de los recursos y el impacto ecológico que tenemos en países ricos quedan bastante lejos de niveles que pudieran mantenerse durante mucho tiempo o ampliarse a todo el mundo. Sin embargo, la meta suprema de casi todos consiste en aumentar los niveles de vida materiales y el PIB y el consumo, la inversión y el comercio, etc. Lo más rápido posible y sin ningún limite a la vista. No hay elemento en nuestra condición suicida que sea más importante que esta insensata obsesión por acelerar el factor principal que causa esta situación.” Ted Trainer.


Por el contrario la Permacultura busca imitar a la naturaleza, formar sistemas lo más parecidos a un ecosistema, los cuales son biodiversos y altamente productivos. Imaginemos un bosque con sus diferentes niveles de plantas, árboles, hierbas, cubresuelos, tierra, rocas, animales, organismos, etc. el cuál tan solo necesita del sol, la lluvia y la roca de la que se formó el suelo para lograr una alta producción biodiversa y sustentable. Comparado, por decir, con algún jardín de ciudad cubierto prácticamente solo por césped, con baja productividad y alto mantenimiento. Esto gracias al derroche energético del cuál nuestra actual civilización es adicta.

Principios éticos.

En el corazón de la Permacultura existe el deseo de hacer lo que creemos está bien para ser parte de la solución. En él se encuentran los principios éticos:


Simplemente preguntándonos si lo que estamos haciendo cumplen con estos tres principios éticos, nuestro mundo cambiaría de una manera radical.

La Arquitectura y la Permacultura.

Para caminar hacia un mundo sustentable, la Permacultura propone “la flor de la permacultura” la cuál muestra los temas claves que debemos transformar para crear una cultura-permanente: Uno de esos pétalos corresponde a los Ambientes construidos dentro de ese pétalo se encuentra la Arquitectura.

Cada pétalo se apoya en diferentes técnicas, herramientas, procesos, etc. para su desarrollo, estas técnicas, deben cumplir con los principios éticos, para formar una cultura sustentable: 
Técnicas de eco-construcción: pacas de paja, cob, adobe, paja-arcilla ....
Sanitarios secos y composteros.
Climatización natural.
Acabados naturales.
Auto-construcción. etc.

Lo que hace tan productivo a un bosque es su biodiversidad. No tanto el número de especies (que si es importante) si no la cantidad de relaciones beneficiosas entre ellas.

Así el arquitecto-permacultor dentro de la “flor de la Permacultura” debe buscar las relaciones beneficiosas con los demás pétalos:

Herramientas y tecnologías: Posiblemente este sea el pétalo con el que se tenga mayor relación, debido a las diferentes herramientas y tecnologías que podemos incluir en un proyecto arquitectónico: Calentadores solares, celdas fotovoltaicas, captación de agua de lluvia, biofiltros de aguas grises, azoteas verdes, etc.

Educación y cultura: Parecería que la influencia a algunos pétalos como este es complicada o lejana, pero hay que entender a la Permacultura como un sistema vivo, que toma en cuenta el ciclo completo de sus elementos como lo hace la “ecología profunda” así por ejemplo incluyendo sistemas constructivos artesanales que además de bajo impacto ambiental, fomentan el arraigo y la educación ahora alternativa de maestro-aprendiz.

Salud y bienestar espiritual: Una manera de lograr un espacio sano es aplicando la bioclimática en el diseño y escogiendo los materiales más saludables para su ejecución. Hay que tomar en cuenta el ciclo de vida completo de esos materiales desde su elaboración hasta su reciclaje. También ver si la construcción con esos materiales respira y no genera tóxicos a sus habitantes.

Economía y finanzas: ¿A quien le compramos los materiales? y ¿con quien realizamos los trabajos de construcción? son preguntas que nos ayudarían a apoyar una economía sustentable. Por ejemplo apoyando la auto-construcción y comprando a empresas de comercio justo.

Tenencia de la tierra y gobierno comunitario: Nos podemos hacer las mismas preguntas del pétalo anterior y apoyar trabajos y productos de cooperativas.

Manejo de la tierra y naturaleza: Construyendo con materiales composteables, no utilizando materiales tóxicos en su elaboración y uso. Diseñando los espacios exteriores con bajo o sin consumo energético externo. Favoreciendo azoteas verdes. Diseñando edificios que se hagan responsables de sus desechos. Son algunas de las maneras que podemos impactar de manera positiva en este pétalo.

El Arquitecto-Permacultor debe tener una visión holística y recorrer la espiral a través de los diferentes pétalos para lograr la evolución de su proyecto.
Como podemos ver está en nuestro poder el lograr crear un sistema sustentable de vida, aprendiendo a mirar más allá de lo inmediato, reconectándonos con todos los elementos de la vida, lograremos una vida Plena y Saludable.

Existen al centro de la flor de la Permacultura los principios de diseño, los cuales igualmente nos ayudan a crear un diseño sustentable. En otra ocasión podemos revisarlos y ver como apoyarnos en ellos desde la práctica del arquitecto.

Publicaciones del blog

                                      

 

Camino a Tenextepec #1902 Atlixco, Puebla, México.

 

 

GRANJA TEQUIO DERECHOS RESERVADOS 2021